Busque en este sitio web:


Para más opciones de búsqueda





Novedades

¿Quiénes somos?
Introducción y bienvenida
Acerca de Sanctus Germanus
El objetivo de este sitio web

La Gran Hermandad de la Luz
Sobre el Amanuense
La Fundación Sanctus Germanus

Galería de fotos

Enseñanzas
Mensajes de actualidad
Enseñanzas esotéricas de la Hermandad
Contraparte feminina
Libros pertinentes
Formación esotérica y mística
Autosuficiencia - (en inglés)
Invocación y meditación
Contacto con el alma
Posesión por una entidad
THO

Presentaciones
Conferencias
Conversaciones esotéricas
Videos de conferencias y discusiones - (en inglés)
Webinars

Servicios
Perspectivas astrológicas
Proyecto de educación de la nueva raza
Sembrando en la conciencia global
Curación telepática


Contáctenos
Preguntas y respuestas
Contáctenos
Perspectivas humorísticas

Boletín (en inglés)

La librería Sanctus Germanus

 


Email Newsletter

 

idiomas
Inglés Español

 

 



Books of Interest

Teachings of the Great Brotherhood of Light by the Masters Kuthumi and Morya

Sanctus Germanus Prophecies Vol. 1 by the Amanuensis

Sanctus Germanus Prophecies Vol. 2 by the Amanuensis

Sanctus Germanus Prophecies Vol. 3 by the Amanuensis

 

www.sanctusgermanus books.com



Profundizando el conocimiento de los Doce Signos del Zodiaco

Por Sir Arthur Conan Doyle




Ha llegado el momento. Nos reunimos bajo las estrellas tan brillantes del cielo dándonos cuenta de la importancia que tiene cada una de ellas. Así que ¿cómo es, amigos míos, que no le damos importancia a aquella estrella que brillaba con más claridad en el momento que entramos en ese lugar llamado Tierra?

Daros cuenta, muy queridos amigos, que ese lugar del que te quejas tanto, por lo menos de vez en cuando, es una de las escuelas más solicitadas en esta parte del Universo. ¿Por qué es así? os pregunto. Bueno, ¿todavía no sabéis adivinarlo?

Me atrevo a decir que no hay nadie aquí que no sepa contarme algo de las contrariedades y dificultades encontradas desde el momento que parece ser tu nacimiento. Y sin embargo os digo que desde aquel momento, ese momento mágico de tu propia bendición, te has beneficiado, pero bien. Y como te planteabas volver al plano terrenal, y, en el 99% de los casos de vosotros que estáis aquí esta noche, de nuevo te planteabas volver, ya que todos habéis estado aquí antes, la verdad es que no veo excepción alguna.

Planteándoselo de nuevo os disteis cuenta del provecho que ibais a sacar sometiéndose de nuevo a esta crucifixión. Desengañémonos, queridos míos, con todos esos sentimientos idealistas y románticos de lo bonito que es la existencia que si patatín, que si patatán, de acuerdo, sabes, si es que puedes seguir durmiendo tanto tiempo, mejor para ti. Pero más tarde o temprano te das cuenta, si eres medianamente listo y despierto, que esto no es un picnic en el campo, que digamos. Si no, ¿por qué me siento como si me hubieran puesto como chupa de dómine?

Y toda esa sensiblería y belleza con lo de estar encantado de la vida y feliz y libre sobre la Tierra, pues todo esto se ve con otras gafas y se pone en su sitio ¿no es cierto?

Así que parece justo que a cada uno de vosotros le demos el conocimiento para que por lo menos te sea más fácil afirmar la elección hecha. ¿Por qué viniste aquí para empezar? ¿En qué estabas pensando? ¿Exactamente cuáles fueron tus pensamientos? Y hablando de que tuviste que pasar por una de doce puertas de entrada, pues me parece que elegiste la que te venía muy bien para lo que te habías propuesto. Así que vamos a ver si podemos entender todo este asunto un poco mejor. Para que entiendas mejor lo que estabas pensando en aquel momento y lo que queda por hacer, antes de que te relajes la mente para siempre dando la última boqueada.

Pues bien, antes de todo tenemos que decirte lo siguiente: que cualquiera de vosotros que pretenda ser un estudiante serio de la astrología, tarde o temprano descubrirá que hay dos tipos de astrología. Primero la así-llamada astrología occidental o tropical, conocida por la mayoría de vosotros, y la otra, la así-llamada astrología Védica del oriente.

Entre ambos hay una diferencia de aproximadamente 23 grados en las cálculos. Así que para la mayoría de vosotros, duchos en la occidental, os puede chocar un tanto el hecho de que tu posición natal se vuelve unos 23 grados hacia atrás. Quiero decir que lo más probable es que de pronto te encuentres bajo el signo anterior al que hasta ahora habías considerado como el "tuyo ". Para algunos puede que os cause un disgusto. Alzarás las manos al aire diciendo ¡"No puede ser, simplemente no puede ser, yo soy más Aries que nadie, vamos ¡ Y ahora vienes tú diciéndome que soy Piscis, vamos hombre, no me vengas con historias !

Pues sí, amigos míos, y quizás se disipen tus miedos cuando os digo que en el ciclo que está por venir, el que cambia con la nueva era y con el nuevo año, los dos empezarán a acercarse cada vez más. Así que os doy la primera revelación de la noche, diciendo lo siguiente: tu balance está en el signo anterior al tuyo, sea el tuyo el signo que sea. Si señor.

Aries

En otras palabras, empezando el ciclo con el gran ciclo de Aries, verás que si un Aries realmente quiere cumplir su destino más grande, debe girar la mirada hacia el signo de Piscis y quizás intentar personificar un poco de lo que ahí encuentra. Porque lo pone en balance. Muchos han notado que cada signo es tan diferente al anterior o al que le sigue. Cuestión de diseño, diría yo, diseño divino. Pero si eres Aries debes saber que es el signo de Piscis el que te va a apoyar por todo el camino. ¿Y por qué es así? Pues porque el signo de Aries es un signo de acción, pero no siempre un signo de reflexión ni de pensamiento.

A la energía Aries le va muy bien tomar el control total, le va el movimiento, el cumplimiento, el conseguir el trabajo propuesto, a veces sea como sea. Y no siempre se va a dar cuenta de como sufren los sentimientos en el proceso. ¿No ves que te vendría de maravilla una buena dosis de amor y compasión Piscis? Yo creo que sí, ¿no? ¿Y tú, qué opinas? Pues yo diría que al Aries le falta solo una luna Piscis para ser la persona más encantadora que se podría llegar a conocer. Tendría lo mejor de dos mundos.

Así que reflexionad sobre eso, mis queridos, sea tu signo el que sea, que te vayas al anterior, y quizás encuentres ahí unas cualidades encantadoras y muy interesantes desde el punto de vista de balancear tu excesiva desenvoltura. Y si no es ese gran desparpajo que quieres balancear, pues no sería mala idea balancear tu pereza. Si no sufres de uno, sufrirás de otro, seguro. ¿Alguna excepción aquí? No creo. Así que cuando miramos a esa luz Aries ¿qué es lo que vemos? Pues belleza, belleza pura. Vemos a menudo al que es el primero en darse cuenta cuál es el deseo más profundo de Dios, al que sin pensárselo dos veces se levanta para cumplirlo. Bien hecho Sr. Aries, alabado sea Usted porque es Usted de esa clase de gente que ama y ama, y ama tanto que se levanta de un salto para arreglarlo todo. ¿Por qué? Porque sabe Usted como nadie que es Dios quien pide que se arregle. Y si es Dios quien pide que se arregle algo, ¿a quién le va a importar tres pepinos lo que piensan lo demás de ti? No estamos aquí pendientes de los hermanitos, ¿no? Estamos pendientes del Parentesco Celestial, que es otra cosa. Y !que belleza hay en eso ! O, mi amor por Aries remonta a los días de Ricardo Corazón de León ( historia que os cuento en otra ocasión ) quien era Aries, mencionado de pasada, de ahí el nombre.

Lo que os digo, entonces, es que cuando contempláis la energía Aries, veréis a aquellos que han venido aquí para agradarle a su Dios. Su lealtad no es al dinero; si lo tienen en cuenta es por amabilidad. Es por este motivo que digo, y para echarle una manita al inquebrantable y valiente Aries, que mires un poco como lo hace el humilde Piscis, como tiene en cuenta a todos, a veces en detrimento de sigo mismo, y que hay belleza en eso incluso.

Volvamos la mirada entonces hacia ese gran sitio divino llamado Aries y sepamos que fue dentro de este ciclo hermoso y poderoso que ardían los grandes y poderosos fuegos para un Dios a Quien se amaba antes que a cualquier otra cosa. Los así-llamados Diez Mandamientos, entregados justo al principio de la era Aries, empezaron con el Primero: Yo soy tu Dios y Amarás a Dios sobre todas las cosas. Así que ese Aries amará a su Dios con todo su ser, es decir, una vez que esté liberado de su propio ego. Sin embargo, hasta que esto no pase, es a sigo mismo a quien ama más que a nadie. Fíjate, que se convierte en el eclipse, la luna tapando la gran luz de su propia divinidad. Así que paciencia por favor, los que no sois Aries, para que veáis que ahí dentro hay un gran amor sagrado y celestial por descubrir. Esto es la esencia y lo digo yo. De verdad que lo es.

Conoced entonces a vuestros hermanos Aries como gran amadores de Dios, y hasta que ellos mismos no encuentren a su Dios, vamos a tener que conformarnos con ellos, ¿no es así? Es el motivo por el cual hablan de forma tan rotunda. Y algunos de vosotros lo sabéis. El Aries habla como si no consultase nunca nada con nadie ni nunca se iba a hacer tampoco. ¿Para qué?

¿No están hablando de Dios acaso? De la voluntad de Dios, de Su manera de hacer las cosas; de la idea de Dios. Esto es el no va más, "y el hecho de que tiene que ser a través mía y gracias a mi, más o menos, pues simplemente tengo la buena suerte de entenderlo mejor que tú." Pero mira más a fondo y verás la dulzura ahí que al final tiene buenas intenciones, y con ella la inocencia.

Hemos aquí el motivo por el cual el Aries a menudo no se responsabiliza del todo de la tormenta que causa. Fuego y relámpagos arriba y abajo, eso sí, con gente achicharrada por todas partes, y cuando todo está hecho, pues "es lo que Dios quería, así que . ¿ Y a ti qué te pasa ? ¡Sacúdete el polvo, hombre, y hacia delante, sabes, vaya llorón, vamos! " Sí, sí, seamos un poco menos intransigentes en nuestros corazones y almas , mis queridos, y tengamos en cuenta que os estoy hablando igual de Aries sol, como si de Aries luna, o Aries ascendiente. Lo anterior se aplica a cada uno de ellos igual ¿a que sí?

El Gran maestro Divino Dhjwal Khul, conocido también como el Tibetano, el mismo quien trabajaba a través de Alice Bailey en sus grandes obras, en una ocasión habló de este asunto, fue en un tratado sobre la Astrología , sobre los Siete Rayos, un tratado de Astrología Esotérica. Indicaba que el signo luna representaba tu pasado, el telón de fondo que traías contigo encarnando, tu reacción emocional, tu reflejo rotular, y que tu signo sol representa lo que has elegido para tu encarnación actual, mientras el ascendiente representaría el futuro, a sea, lo que se extiende delante tuya y en cuya dirección vas. Quizás haya algo de verdad en eso. Yo por lo menos no estoy de desacuerdo.

Vuelva a la Cumbre

Tauro

Y pasamos al siguiente signo. Ese signo profundo tan profundo de la Tierra que es Tauro. Aquí tenemos la inmensidad de la Tierra y todos sus recursos. Tauro es aquel signo que lo abarca todo. Es decir, desde la perspectiva de la tierra, que es de lo que sabe. Tauro es el signo normalmente usado por quienes vienen de otros planetas, inicialmente. En otras palabras, muchos de vosotros que están en tránsito desde otro sistema planetario a éste, cogerán una encarnación Tauro. ¿Por qué? Porque es el signo que te da una sólida base en las costumbres terrestres y la manera de entender las cosas, y también porque cuando vas de un sistema a otro y vienes aquí por primera vez lo correcto es traer un regalo. ¡Anda que no le gusta a un Tauro los regalos ¡ tanto recibir uno como dar uno, porque es algo que tiene sustancia. Es algo que puedes coger con la mano, algo que se toca, y cuando un Tauro busca expresar energía, te da un regalo. Y luego quieren que se les regale uno a él también, por lo menos de vez en cuando. Porque, ya sabes, las palabras al final son nada más que aire, ¿no? Está muy bien lo de las palabras, pero para el Tauro flotan por encima de la tierra. Porque esto sí os digo, mis queridos, y es que cuando se trata de las diferencias en atributos entre los signos, pues Tauro es el que te permite afincarte en la Tierra. En otras palabras, Tauro cargará con tu peso.

¿Se puede decir lo mismo de un signo aire? Pues no, te hundirías como una piedra en el agua. ¿Se puede decir lo mismo de un signo fuego? Pues tampoco. Te achicharrarías.

Para que veas que aquí hemos llegado al primer signo en el Zodiaco que te permitirá tumbarte sobre él y que soportará el peso encantado. Tauro entonces es el signo de aquél alma que viene a esta vida para establecer algo que soporte el peso de los demás. Es gente que da, gente preciosa, a quien no les basta simplemente dar, quieren dar hasta a los que no hayan nacido ni siquiera. Quieren dejar algo que les sobreviva. Y así es que se han ganado el nombre de Constructores del Templo. Quieren construir una estructura que no solamente dé cobijo a tu cuerpo sino a tu alma también, si es que cabe tal cosa.

Cuando tratas con energía Tauro entonces, estás tratando con la gran energía que da, pero de forma sencilla, muy sencilla en su forma de ser, no esperes nada complicado de entender o en el trato, digamos. Lo que aquí funciona es la sencillez, porque es lo que perdura, ¿no es así? Al Tauro sin embargo le vendría bien alcanzar un poco más balance en su propia misión encantadora, debería volver la mirada hacia el signo anterior, el cual es Aries, y pedirle prestado un pelín de ese fuego y llevarse también algo de esa total lealtad hacia el Yo Divino. Y aligerar el paso un tanto, que sería un paso hacia más divinidad, porque Tauro, como la Tierra misma, parece moverse lentamente, por naturaleza, no estamos recriminando. ¿Acaso se le echa en cara a la tortuga su lentitud? Pues un tonto quizás. Es que hay belleza en lo lento y en lo rápido igual. Porque si eres Tauro o si tienes Tauro dominante en tu disposición astrológica, es que has venido aquí para dejarle un regalo a la humanidad. Descubrid, mis queridos, cuál es el regalo, y reflexionad sobre ello. ¿Qué es lo que tienes y que has venido a dejar aquí? Por lo menos para compartir, para que se beneficien los demás compartiendo, no solamente cuando tú estés delante, sino también cuando te hayas ido. Esto sería energía Tauro de la más pura.

Estás dando para generaciones y generaciones. Estás dando para que dure, pero que dure de verdad, y de ahí la belleza de tu estabilidad. Tauro a menudo es el signo elegido por quienes vienen de planetas supersónicos. Nada lento cuando llegan, desde luego, y por eso necesitan el frenazo Tauro para que se acoplen a la Tierra, sabes. Es una especie de sintonizador en más de una manera. Así que cuidado criticándoles por no ir al mismo ritmo que tú, y que sepas que cabe la posibilidad de que vengan de un planeta que vibra cincuenta veces más rápido que el tuyo, y que hayan elegido Tauro para que les fuera posible comunicarse contigo. Y de esta manera estamos llegando a una noción un poco más profunda de todo.

¡Ay, queridos amigos, la brevedad exige que lo dejamos aquí! Sin embargo os digo que podría yo hablar la noche entera de cualquiera de estos signos. A ver si un día de estos organizamos un simposio de estos que duran doce días ¿Qué os parece? Para que cuando acaba realmente sepas quien eres. Entendiendo mejor la profundidad de los signos, nuestra meta es tener más compasión, sobre todo para apreciar mejor la belleza del prójimo. Porque da igual el signo que sea, hay tanta belleza en ellos ya que todos y cada uno de ellos son las ideas mismas y los pensamientos mismos de Dios. Cosa que en sí nos debe de dar aun más motivo a pensar y meditar, ¿no es cierto? En otras palabras, daos cuenta de que cada uno de estos signos representa lo mejor que Dios ha podido. ¿Quiénes somos nosotros para criticarlo? Abramos nuestros corazones, queridos míos, abramos nuestros almas doce veces para englobar la Grandeza de lo Divino a Quien le ha parecido oportuno bendecirnos con estos senderos tan maravillosos sobre la tierra que pisamos.

Vuelva a la Cumbre

Géminis

al tercer signo que es Géminis. El primer signo aire, aquel pensamiento que pretende personificar la mente de Dios. Una mente polifacética, cosa que desafortunadamente a menudo es motivo de crítica para el Géminis. "¡Qué cabeza atolondrada! Incapaz de fijar la mente en una sola cosa ¿a que sí? Siempre saltando de un tema a otro."

¿ Sabíais que el Géminis es extremadamente susceptible a la crítica ? Si, si. Pero es que no pueden remediar esa mente que va tan ligero de una cosa a la siguiente, son como niños intentando seguirle el paso a sus padres y es que no llegan, por mucho que corran. Y así lo dicta su gran amor por la mente Divina. El Géminis busca captar cada matiz nuevo, cada aspecto nuevo, cada nuevo tono de color, cada idea nueva, cada nuevo giro, cada nueva belleza en la mente de Dios en el momento mismo que se despliegue, y como nuestro dulce Géminis esto no lo hace ningún otro signo.

Tanto es así que no saben hacerlo del tirón, tiene que ser en dos veces. Por eso se han dividido en dos, sabes. Si, si, es por eso que tenemos el elemento gemelo del Géminis.

Hace mucho tiempo algunos intentaron hacerlo y se dieron cuenta de que fue imposible, necesitamos por lo menos dos, y así se efectuó la división. Así que antes de criticarle al Géminis de tener la cabeza de chorlito, ¿no es esta la palabra que hoy en día os gusta utilizar?, pues que sepáis que debajo del aparente despiste hay un amor de lo más profundo que no quiere perderse nada de la mente de su Padre y Sus costumbres, una mente que literalmente se ha dividido en dos para no quedarse atrás. Supongo que ya estáis pillando de qué va el tema esta noche.

Que sepáis entonces, muy queridos amigos, que cuando hablamos de la mente Géminis, estamos hablando de una mente capaz de ir bastante más lejos que la tuya, a no ser que seas Géminis. Estamos hablando de una mente llena de amor a muy raras veces con malas intenciones. Estamos hablando de uno que tanto quiere, digamos, imitar a su Padre Celestial, que está dispuesto a renunciar a la satisfacción que uno tiene cuando dice "Muy bien, esto está hecho, esto también y aquello también."

El Géminis a menudo hace las cosas desinteresadamente, igual que los demás signos que son mutables, dan y dan y dan más aún. La mente Géminis, una mente preciosa y mosaica que intenta captar la belleza de la mente de Dios de tal forma que aquellos quienes se encuentran en frecuencias más bajas puedan entenderla. Y eso precisamente es la contribución sagrada que hace el Géminis a la fuente mental.

¿Ahora, no le vendría bien acaso al Géminis compartir con Tauro su estabilidad? Yo creo que sí. Así que aquellos de vosotros que sois Géminis, mírale un poco a tu hermano Tauro. Saquen de ahí esa estabilidad y cuando se consiga el balance, tendréis paz de mente. Los Géminis son los escritores, porque son los escribas apuntando lo que Dios ha dicho - pasado, presente y futuro.

Vuelva a la Cumbre

Cáncer

Pasando al cuarto signo entonces, introduciendo el elemento agua, nos dirigimos a esa cosa llamada Cáncer. El gran signo sagrado de Cáncer que guarda dentro de él la profundidad de los sentimientos de Dios, los cuales van más allá de este sistema solar extendiéndose hacia la constelación Cáncer, una constelación normalmente recién visitada por quienes encarnan bajo su signo sol. Es el requisito, sabes. Si has nacido aquí bajo el signo de Cáncer, puedes estar seguro que has pasado algún tiempo en la constelación Cáncer, sacando algo de aquel sitio tan profundo, la capacidad de sentir como no es capaz ningún otro signo. Porque la pieza clave aquí es el sentimiento.

Cuando contemplas la profundidad del alma Cáncer, lo que ves es un profundo deseo de sentir por lo demás también, y que desde la perspectiva Cáncer es obvio que los demás apenas sienten nada. Ellos quieren que tú sientas algo. Da igual lo que sea, simplemente sentir, ya está. Es que ellos dentro de su alma guardan el secreto de que es imposible ascender al trono celeste sin sentir de la manera más profunda posible. Me temo que aquellos de vosotros que pensabais que podías acceder ahí a través de vuestros cálculos estáis muy equivocados. Puedes pensar todo lo que quieras, puedes construir lo que quieras, puedes activar lo que quieras, pero nunca llegarás ahí sin sentimientos. Así que tienes que sentir y sentir de forma profunda además. ¿Y qué es sentir al final sino la valentía de vivir el latido mismo del corazón de Dios?

Para ser Cáncer hay que tener valentía, y mucha. Porque sentir significa que no hay divisiones nítidas, ¿no es cierto? Sentir es sentir y no hay póliza de seguro que te garantice que todos esos sentimientos van a ser positivos, o agradables, o encantadores, y extáticos menos todavía, sobre todo si tu estancia en la Tierra va a durar una vida entera. No, no, mis queridos, al contrario, mis valientes cancerianos, porque descender a la Gran Escuela Terrestre en este momento de tu desarrollo, pues es descender a la vorágine del infierno. Sabes demasiado bien que hay más sentimientos caóticos y no necesariamente bonitos circulando por ahí que del otro tipo. Así que cuando el canceriano encuentra la dulce rosa de la belleza, pues no quieren otra cosa que aferrarse a ella. No se la quiten por lo que más quieras, tú, su mejor amigo, su compañero tal vez o su querido, no se la quites.

Hemos aquí el motivo por el cual el canceriano se aferra a sus queridos hasta el punto de la manipulación. Porque en tan pocas ocasiones se encuentra algo tan placentero y bonito, y el canceriano lo siente como ningún otro signo, queridos míos, y ¿cómo lo ibais a saber? a no ser que seáis cancerianos. Pues imposible.

Para que veáis, muy queridos amigos, que por la puerta del entendimiento se llega al amor ¿no es así? Mientras mejor uno capte la profundidad de estas cosas, aunque sea fugazmente y entreviéndolo nada más, mejor uno entiende cuál podía haber sido la intención de Aquel Divino Quién lo arrojó todo hace tanto y tanto tiempo. Esparciendo los doce signos del Zodiaco por los cielos. Y ¿no le corresponde entonces al signo Cáncer y su energía de estar tan estrechamente vinculado con la maternidad?, siendo el signo mismo de la madre. Sí, sí, quien siente como una madre, pero una madre de verdad.

Así que, amigos míos, estamos aquí hablando de las profundidades mismas del océano, profundidades de verdad, profundidades de sentimiento, de vulnerabilidad, y quizás sea esa profundidad de los sentimientos el motivo por el cual el canceriano, desde el punto de vista de los demás, en cierto momento, parece que pasa la raya de lo sano, como se suele decir. Supongo que os suena la influencia de la luna en estos asuntos, siendo su nombre esotérico Luna y el origen de la palabra lunático . Hay verdad en todo esto pero quizás ahora entendéis mejor el por qué.

Así que, queridos amigos míos, contemplemos una y otra vez la profundidad de estos signos, se encuentren en tu configuración sol, en la luna que rige en tus emociones, o en tu ascendiente que representa lo que estás llegando a ser.

Vuelva a la Cumbre

Leo

Y con esto llegamos al siguiente signo, hablando, sobra decir, del poderoso signo de Leo. Signo majestuoso, hijo de Regulus, realeza y signo de gran orgullo y voluntad. ¿Qué es lo que tenemos aquí? Pues, hemos aquí un signo que de hecho es partícipe del mismo trono de la Divinidad, ya que en la Eterna y Última Sabiduría de la Mente Divina se concibió, con claridad, que en el transcurso de las encarnaciones humanas el alma, adquiriendo los muchos cuerpos necesarios para participar plenamente en la Vida terrestre, a la fuerza debe de tener cierta olvidadiza, el velo de la memoria que seguro os suena a todos, y cuando ese velo se echa, entonces ¿qué es lo que pasa? Pues, olvidas, y olvidas mucho. Olvidas de donde vienes, olvidas tu Divinidad, y si no hay energía Leo alrededor tuya para recordártela, lo más probable es que olvides tu dignidad también y acabes prosternándote, cada vez descuidando más tu estado elevado y sagrado.

Y os digo que el Leo nunca se olvida de ello. Por muy abatidos que estén, humillados momentáneamente, os digo que hay algo en ese Leo que no permite que tenga la cabeza agachada por más de un solo momento y que hace que la levante y que diga "Superaré esto, no me puedes suprimir a mi, porque soy divino y lo sé demasiado bien además."

Esa energía, ese poderío, esa belleza que encontramos cuando estamos delante del Leo, es una de las cosas que mantiene a flote al resto de la humanidad, una de ellas, nada más. Si no fuera por la presencia Leo en la tierra y lo que aporta la misma, veríamos cosas bastante peores. Almas desalentados estarían totalmente abatidos por las circunstancias tan brutas y duras que acompañan a muchas de las lecciones que se aprenden en la Escuela Terrestre, sobre todo las más horripilantes. Me atrevo a decir incluso, que si no fuera por el Leo, tendríamos más degeneración que evolución.

De esta forma veis que este es el signo por excelencia de los que van con la cabeza alta, y mediante el contacto con ellos todos vamos con la cabeza alta. Eso sí, un Leo que no es conciente, igual que con Aries, de que el único fin de esa majestad es reavivar atención para lo Divino, es posible que se ponga un poco chulito, sabes, " ¿ No va demasiado mal las cosas por aquí, no os parece ? Ojalá pudiera decir lo mismo del resto de ustedes. Yo me miro en el espejo y veo gloria, belleza, elegancia. Supongo que vosotros también ¿no? Y si no, pues es lo que se esperaba, ¿sabes? ¿El mendigo le entiende al rey acaso? Pues, no. Y no esperéis de mi que os trate como un rey, cuando no os estáis comportando como uno. Hay que ser rey para entender al rey ¿no es así?

En el caso del hermano Leo menos iluminado entonces, lo que encontramos a menudo es esa cosa llamada soberbia, que algunos llamarían arrogancia. Pero yo os digo que es el vestigio interior de un alma cuya memoria no permite, ni por un segundo, que se extinga la noción de que su verdadero destino está en el mismo corazón de Dios Todo Poderoso. "Si quieres ser realeza, pórtate como realeza " es lo que nos dice el Leo.

"Y si no te portas como realeza, será que no eres realeza y no tengo por qué tratarte como realeza tampoco."

Para que veáis como un poco de eso puede que entre sigilosamente, como se suele decir. Sí, sí, así son las cosas.

Amigos míos, cuando tratamos estas cosas, lo que buscamos es un poco de entendimiento, un poco de visión. Intentamos captar el gran plan y cómo estas cosas fueron concebido y llegaron a ser hace mucho tiempo, pero que mucho, me atrevería incluso a decir hace trillones de años. Y como luego, como si de una gran explosión se tratase, se estalló y todas brotaron de ahí. Hablando de una buena idea. Sí, sí, no vayas a pensar que las constelaciones se formaron por casualidad, ni muchísimo menos; fueron colocadas, esparcidas por aquella Mente que lo esparció todo.

Acaeció así ¡y quién lo iba a decir! No son estos conceptos nuevos que digamos, ni observaciones, sino tan viejos como las colinas de siempre. Cabe decir quizás, ya que es con humildad que me doy cuenta de que es así, que una ponencia como ésta no se ha dado desde hace bastante tiempo. Y es precisamente por eso que en nosotros cayó la tarea de compartirla con vosotros. Ni siquiera estas pequeñas profundizaciones se han dado en público durante bastante tiempo, no, no.

Así que el momento para ellas había llegado y llegamos también nosotros a este sitio maravilloso y pensábamos

" Venga, adelante, vamos a intentarlo." Leo, el que nos recuerda nuestra inalienable divinidad, te queremos y te saludamos. Recuérdanos todos hasta que todos seamos Leo, que es cuando sabremos algo de la belleza de la vida.

Vuelva a la Cumbre

Virgo

Muy bien entonces, pasamos al signo sol de Virgo, llegando a unos de los signos de más humildad quizás. Estamos de nuevo en el elemento tierra, y ¿qué es lo que tenemos aquí? Tenemos a aquel ser quien por su profundo amor a la sabiduría de la mente de Dios, quiere servir a cada aspecto del plan Divino al la vez. Sí, sí, en cuanto a servir a los demás más no hay nadie en esta habitación como el Virgo. De lo más dentro del Virgo sale servir a los demás, lo irradia. Es lo único que entiende, pero no siempre que le sirvan a él, y tal vez le tengamos que echar una manita con eso. El Virgo se echará al suelo para que andes sobre su espalda, siempre buscando servir al fin superior; con total ausencia de ego.

¡Qué gran amor se consigue entonces cuando el Virgo por fin mira hacia atrás y ve a su predecesor Leo y dice "Oye, un momento, lo de servir está bien, pero yo también estoy hecho del mismo material Divino que mi hermana Leo que se sienta y espera que le sirvan"! ¿Y si cojo un poco de eso para mí? quizás no sería mala idea. La elegancia Leo que viene con ese gran sentido de poderío a menudo le hace olvidar a nuestro Leo lo humano de la humanidad. Igual que su hermana Aries, sus pensamientos se dirigen a Dios y lo Divino. Busca recordarnos lo divino, y haciéndolo se tiene que elevar un poco a si mismo, "es que viene con el trabajo, sabes. Si para recordarte tu Divinidad tengo que ser yo Divino delante tuya, pues no habrá más remedio que serlo " es lo que nos dice el Leo. Le hace falta al Leo acordarse de lo que le enseño Cáncer, que los sentimientos humanos quizás sean el terreno más sagrado que se puede pisar.

Adentrándonos entonces cada vez más en la energía Virgo , le viene bien pedirle prestado algo al Leo. Lo de tener la cabeza en alta, no doblegarse tan pronto, aunque está dispuesto a hacerlo siempre y cuando se sirva a un fin. Virgo es ese signo encantador que sabe arreglar lo que hay que arreglar. "Para servirle, a su disposición" ¿no es así? Y si hay que arreglar algo en el cuerpo físico, pues Virgo es el experto, el curandero, el gran curandero del Zodiaco. ¿Sabíais que estar delante de un Virgo sol normalmente ya es curarse, aunque no te das cuenta ? En serio. Mejor todavía cuando no tienen intención de curarte, ¿sabes? porque podría ser obstáculo. Así que al Virgo le viene bien aprender sobre el silencio, sí, silencio, porque ve tanto y siente tanto y quiere hacer tanto, que utilizará cada uno de sus recursos intentando hacerlo, uno de ellos siendo la voz, la boquita. No te preocupes, tendrán algo que decir, ya verás. Estarás deseando que se callen un minuto. Porque si en ese gran deseo Virgo no se le diera riendas sueltas a la boquita, saldrían otros aspectos quizás más útiles.

Dulce alma Virgo, practica el silencio, por favor. Intenta conocer algo de la belleza del silencio, porque no hay quien pare a tu corazón ni a tu alma. Seguirás dando y curando igual, simplemente por lo que eres, tu mismo, tu dulce tú, sí.

Es posible que algún día, mis queridos, y me dirijo a los que no sois Virgo, que tengas intimidad con un Virgo, pues intenta hacerle ver esto. Pero con guantes de seda, cuidado, porque son tan dulces y vulnerables que fácilmente se les puede hacer daño. "¿He dicho algo mal, te he hecho daño? lo siento mucho de verdad, ¿ qué puedo hacer para arreglarlo ?" y antes de que el día acabe habrán encontrado 20 maneras de hacer las paces. Sí. ¿No ves que con el Virgo es cuestión de quietud? ¿Qué es el Virgo sino el signo y la constelación de la Virgen, la que es pura todavía pero ensimismada, mancillada solamente a través del contacto promiscuo con el mundo. Por eso les decimos a quienes tienen al Virgo muy dentro de sus corazones, que conozcan su belleza y que le protejan, además de ayudarle al Virgo a protegerse a si misma. No tienes por qué ser promiscua cuando das, querida mía, porque dar es tu esencia y no tienes más remedio que dar. Da poquito a poco, silenciosamente quizás, reflexiona un poco más y, pidiéndole prestado un poco a tu hermano Leo, intenta dar con cierta dignidad, ¡y verás lo bonito que se volverá ese dar tuyo!

Sí, sí, sí, amigos míos, sí, sí, sí, es que viendo con detalle cada uno de los signos como estamos haciendo, es cuando entendemos mejor como se cae la arena en el reloj de arena que son nuestras vidas terrestres, y respetamos y apreciamos mejor que nosotros mismos hemos andado por el mismo sendero y probablemente andemos por él de nuevo. Hemos llegado al fin de la primera parte de los signos del Zodiaco, y hagamos una breve pausa si os parece, para refrescarnos un poquito y luego volver.

Agradeciendo vuestra atención, creamos las condiciones en las cuales podemos conectar. Sería justo quizás, más cuando nos estamos acercando al signo de lo justo, informaros que estamos transmitiendo este mensaje en un formato especial, en cierta frecuencia de lo que llamaríamos sobre -conciencia que permite que cale hondo y que la información sea asimilada y quede con vosotros, y a tal fin estamos grabando no una vez sino tantas veces haya gente reunida en esta sala. Así de agradecidos estamos, profundamente agradecidos, diría yo. Sigamos entonces.

Vuelva a la Cumbre

Libra

Empecemos con el séptimo signo entonces, que es el signo de Libra. Bajo la influencia del planeta Venus, nunca lejos de él, estamos hablando aquí del signo simbolizado no por un animal sino por un objeto inanimado, la balanza. Siempre en estado de cambio, os digo, siempre cambiando. No vas a encontrar al Libra en balance, sino balanceando. Haciendo malabarismos de verdad, con dos patas, diría yo. ¿Qué es lo que están intentando balancear? Equidad. ¿Qué es lo justo? Justo para el hombre y justo para Dios. Justo en el sentido de que hasta que no haya balance, la falta de la misma a la fuerza tiene que crear situaciones de ceguera y como consecuencia situaciones de sufrimiento. El Libra es muy conciente de que sin visión la gente perecerá. Libra entonces se convierte en una especie de vigilante. Es difícil ser alguien cuando ellos están delante, sabes, normalmente te lo dicen, pero lo más normal es que te lo dan a saber sin decir nada siquiera. Es que simplemente no se dice nada. No se hace. ¿Os suena? A menudo nada más estar sometida a la energía Libra, ya estás buscando el balance porque la falta de balance en ti te hará sentirte muy incómodo. Al Libra también le exaspera pero se callará por diplomático.

Lo pensarán, tomarán nota, lo sentirán, incluso es posible que lo proyecten, pero lo que esperan de ti es que seas lo suficientemente sutil para ellos no tener que decirte nada. Si te dicen algo, elegirán sus palabras con cautela, por supuesto, sopesando cada palabra, sabes, todo para no hacerte daño. Porque hacerte daño sería falta de balance ¿entiendes? Su compromiso es con el balance, caminar por la cuerda floja, pero es una cuerda de amor. Porque ellos saben que hasta que el balance no se consiga, Dios no se puede manifestar del todo. Es simplemente el nombre de Dios, uno de ellos.

Equidad, justicia, juego limpio, balance, cada uno de ellos aportando armonía, belleza, y la presencia misma del mundo espiritual. Sal de esta tierra y automáticamente te encuentras en un estado de armonía y balance. A no ser que hayas trabajado duro para vivir una vida caótica. Si es así, me temo que vas a encontrar ahí un balance de otro tipo totalmente distinto. Será el anverso de lo que estás creando aquí, la misma cosa, pero ahí. Pero esto aparte, de inmediato te vas a ver metido, y lo digo con la máxima imparcialidad, en un ambiente que encaja exactamente con tu mundo interior mental y emocional por la mayor parte de tu vida. Debido a la jerarquía Libra, así será tu estado después de la muerte.

La mayoría de las almas dirán que les están tratando demasiado bien, que han acabado en un Cielo que no se merecen. Pero no, porque la mente Cósmica Libra ha tenido en cuenta cada cosita, tomando nota de cada detalle, cosa que el alma no suele hacer. Esa sonrisa que le echaste al forastero que lo necesitaba, ese detalle que tuviste con tal y tal. Aquella vez que dijiste lo que pensabas diciendo "No, no , yo creo que se lo merecen, ¿ y tú que opinas ? "

Es que los demás signos a menudo están demasiado ocupados buscando su propio balance como para poder tener vista de pájaro y ver si se está consiguiendo o no.

El Libra sin embargo sí sabe. No pueden quitar ojos del asunto, siempre tienen que volver a ese punto de observar, observar y observar más aún. Y no andarán con rodeos cuando piensan que la injusticia se está acercando demasiado. Puede que aparentan amables, demasiado amables para algunos de vosotros. "¿No estás siendo demasiado comprensivo ahora? " pensarás. Pero hay que ser Libra para ver la dulzura en aquel corazón al que quizás le parezca que está extendiendo demasiada merced. Hay que ser Libra para pillar ese pensamiento sutil y hermoso, esa rosa rodeada de espinas, cuando los demás no ven otra cosa que espinas. Así que si realmente quieres saber - como se suele decir en vuestra habla - de donde y por donde viene el alma del otro, porque no estás del todo seguro, pues pregúntaselo al Libra, ¡mira que te lo dirán! , no cabe la menor duda. Tú se lo preguntas, y ellos te lo dirán.

Libra es un signo igual de necesario como todos los demás. Y aquellos de vosotros que han optado por andar por aquel sendero, lo habéis hecho simplemente por haber llegado a un punto en vuestra evolución solar donde ves el así-llamado bien, el mal y lo feo. Y te han dado la oportunidad de conseguir el balance entre ellos, un acorde armonioso, y ponerlo en práctica en tu vida. ¡Y qué balance!, porque se ha dicho que el Libra no necesariamente esté en balance por naturaleza, sino que está afinando y afinando para conseguir balance.

Cada uno de los signos del Zodiaco tiene conocimiento de otra entrada al palacio de Dios Todopoderoso, elegida especialmente para ser usada por ellos. La entrada Libra, cuando se entra por él, lleva a la sala del trono de Dios, y ahí lo que encuentra el Libra es su propia alma llevada a un nivel mayor de balance. Y para el Libra no hay mayor éxtasis que esto. Y después de tales encantadores intervalos cósmicos regresa suavemente, pero que muy suave, a su cuerpo físico y terrenal, muchas veces sin recuerdo de su hermosa y dura prueba cósmica. Pero mejor equipado para efectuar balance en la vida de los demás, bien verbalmente o por su mera presencia.

Y de esta manera llegamos a ver de otra manera nuestros hermanos y hermanas Libra. ¿Qué es lo que saben ellos? Ellos saben de balance, se den cuenta de ello o no. En ese hermoso esfuerzo para conseguir balance, a veces se le va la cabeza un poquito. Se enamoran del amor y el ideal tan elevado del asunto. Quizás necesiten un baño de energía Virgo, su predecesor, un baño de sentido práctico, y también esa capacidad del Virgo de ver el detalle minucioso, que tanto le gusta. El Libra tiene que descubrir cuándo su arte funambulesca es exacto, y así encontrar en sigo mismo los hábitos del signo anterior. Muy bien, sigamos entonces.

Vuelva a la Cumbre

Escorpión

Si os atrevéis, nos ocupamos ahora del signo más monumental entre todos. Prepararos amigos míos, que vamos a entrar en aguas profundas. Escorpión, de sólo escuchar la palabra os da escalofríos a algunos de vosotros. ¿Y eso por qué? Escorpión, escorpión, escorpión, lo digo un par de veces para veros saltar.

Y se lo preguntas al escorpión mismo y te miran como quien nunca ha visto llover y te preguntan " ¿ Yo, te refieres a mí ? Sí, tú, alma aguerrida, tú, sí. Tú, Cirujano del Zodiaco, tú, quien maneja el bisturí sin estremecerse, tú quien cura, o si es preciso, quien castiga. Porque ya sabéis, amigos míos, el karma necesita sus herramientas. Y no hay duda sobre la idoneidad del alma escorpión para repartir caña. Aunque la mitad del tiempo no son concientes ni siquiera de que lo están haciendo. "Bueno, se llevó su merecido, ¿no? Lo estaba pidiendo a voces, ¡vamos!" Tal vez, pero un Virgo hubiera sido incapaz de hacerlo. No, no, está hecho como nadie el escorpión para la respuesta kármica, porque tienen frialdad dándola. Ellos saben hacerlo, ¿sabes? no pierden los nervios, o por lo menos así aparentan. Ese signo tan profundo que es escorpión, son tan profundos, no saben ni ellos mismos lo profundo que son. Quizás sea sólo Dios quien lo sabe.

La energía escorpión es aquella energía que en un momento dado no sabe de límites. Tanto ama al Dios que lleva dentro de su alma que no pone barrera alguna, pared alguna, ningún límite pone, es que van sin frenar. Así les leen la cartilla, llamándoles el signo de los extremos. Dirán "Es que no para " mientras el escorpión piensa " Parar, para qué?

¿Dios está parando acaso? ¿Lo está dejando? En mi gran amor a mi Padre celeste lo único que busco es ser herramienta perfecta y sin límites en la mano ilimitada de Dios. ¡Vuélcalo todo sobre mi y poco será!

A menudo se dice del escorpión que es intrépido. Es que no tienen miedo a Dios, y si no le temen a Dios ¿para qué van a tener miedo al dinero? Hay que ser alguien para meterle miedo a un escorpión, otro escorpión por ejemplo.

Es aquel signo profundo y milagroso que coge de las regiones más extremas del sistema solar y de más allá de ellas. El cargo de gobernador normalmente está asociado con el planeta Plutón, el más lejano en nuestro sistema solar, pues el escorpión iría más allá, créanme. ¿Para qué vamos a parar ahí? ¡Es un bebé, nada más! Esto es lo que te diría el escorpión. Escorpión es profundidad. Y escorpión, por ser tan profundo, puede ser aterrorizador. Escorpión es el velo ante de que es levantado. Escorpión es el misterio más misterioso de todos. Es inescrutable, por mucho que profundices, no llegas a conocer bien al escorpión.

Pero a ti sí te conocen, y bien además. Porque te están observando y te calan desde el primer momento. Ya digo, es que su mente no tiene filtro, y un escorpión por los cuatro costados sea quizás el mejor equipado de todos los signos para pasar lo divino a través de la herramienta humana. A algunos de vosotros quizás os suene ese hombre santo, interesante y único llamado Satya Sai Baba. Pues es escorpión. Nadie le entiende, entender de verdad no, y sin embargo es amable, indulgente, y curandero milagroso. Cuando el escorpión cura, ni siquiera saben cómo hacerlo. Simplemente lo hacen. Su alma y su corazón notan que eres merecedor de ser curado, y nada más dirigir esa atención curativa hacia ti y ya está hecho. No como el Virgo, que viene con tres cataplasmas en una sólo hora, cuantas necesites, está hecho. Otro tipo de curar muy distinto, el del Virgo.

Si has elegido ser Escorpión, normalmente es porque en encarnaciones previas te has tenido que retener un poco, porque nunca has podido averiguar cómo sería ir hasta el final. Así que lo único que hay que hacer es nacer escorpión y se arregla.

Y luego, sobra decir, lo que está más allá de ir hasta el final dentro de lo humano, pues es contacto puro con lo divino, y ahí está tu meta, dulce escorpión, tú. Sin retenerte en nada, desnudo en la unión con el amado divino, siendo la misma tu amor más grande y profundo, tu mayor preocupación. En el trato con lo demás pretendes ser amable, suave si cabe, pero pronto pillarás si hay o no hay profundidad en ellos, marcando lo que ves a menudo el límite de tu paciencia con ellos.

Escorpión, motriz del zodiaco. La lección a aprender está en el poder tuyo, tu poder de núcleo, apúntalo a una meta alta y poderosa, y todo lo conseguirás. Apúntalo hacia la ascensión de toda la humanidad, y estarás al lado del gran Señor Serapis Bey, escorpión donde las haya. Señor de la dinastía egipcia, porque a menudo se relaciona Egipto con este signo y su polaridad con Tauro.

Estas cosas, aunque en cierta medida suenan a misterio y más para los no iniciados, son la música dulce de tu alma si tomas la molestia de contemplarlas. Yo os traigo simplemente el meollo de la cuestión para que lo contempléis con toda tranquilidad. Lo que desvelo son pepitas de vuestra propia sabiduría innata, a poner bajo la lupa de vuestra perspicacia más aguda. Hermoso escorpión tan hermoso. No te temo, ya no, aunque antes sí. Nadie quiere a un escorpión como enemigo. Harán todo para aniquilarte, y siempre tendrán la última palabra, desde más allá de la tumba incluso, esto os lo digo.

La muerte no supone nada para el escorpión, a ellos menos que a cualquier otro signo quizás. Está asociado el escorpión con la muerte y lo que está más allá de ella, sabes. Así que no hay nada que le da miedo a un escorpión, porque si la muerte no lo consigue, ¿quién va conseguirlo? Es algo que simplemente superan.

Me temo que tú también has pagado el pato, escorpión, pero que sepas que quizás a través tuya uno de los misterios más grandes por fin se está llevando a cabo. Todos vamos a tener que encarnar como escorpión tardo o temprano. ¡Haced lo que queráis, mis queridos; vosotros mismos! Porque si escorpión es tal como yo digo, no le vendría bien un poco de equilibrio Libra? Yo creo que sí. Que el escorpión meditabundo lo sea más todavía, reflexionando sobre su hermano Libra tan suave y cómo consiguen ellos el balance, enseñándonos la lección a todos.

Vuelva a la Cumbre

Sagitario

Siguiendo siempre adelante, hemos llegado a aquel signo maravilloso que es Sagitario, hijo de Júpiter mismo. El signo más optimista del zodiaco, dirían algunos. Por naturaleza el sagitario tiene la capacidad de ver más del futuro, hablando en términos de tiempo linear, que ningún otro signo, con la excepción de Acuario quizás. Porque hasta en eso el Sagitario estaría hablando de profecía. No está muy bien equipado para la vida en la Tierra, el Sagitario, y si has elegido este signo como el tuyo, pues tú tampoco, me temo. Aguantas, intentando todo lo que puedas para encajar, sin realmente lograrlo, no de verdad y del todo. Porque siempre estás buscando aquello que está más allá de lo allá ¿correcto? Y no te das por vencido ¿a que no? El arquero apuntando siempre al futuro adecuadamente define tu energía. Está bien, es hermoso. Te señala como aquél que encabeza el gran desfile, para que todos te sigamos cuando podamos.

Sagitario es el signo que nos lleva al siguiente milenio, estemos lejos o cerca. El Sagitario nos recuerda el plan básico de la evolución. El Sagitario no permite que las cosas vayan hacia atrás, sino procura que siempre vayan hacia delante.

El Sagitario es el guardián de la cancela de la eternidad. Él que te vas a encontrar en el punto donde las cosas dejan de ser finitas y lo finito se convierte en lo infinito. A aquellos de vosotros que estén hartos de conceptos clásicos y lineares del tiempo y del espacio, os digo que os vayáis al Sagitario pidiéndole infinidad y sabiduría infinita. Cuando estéis preparados para entender la inmortalidad, ahí en el ojo discriminador del Sagitario lo tenéis. Y cuando habla Sagitario, tiene que salir la verdad, porque lo único que ve el Sagitario es el efecto de sus palabras, aunque curiosamente aquellos que son de este signo en el plano terrenal parece que no se dan cuenta de lo mismo, y a menudo se les acusa de hablar sin haber pensado antes. Yo digo que el contrario es el caso. Ellos saben que diciendo la verdad se sirve el bien superior, ya que ven el futuro con tanta claridad. Una mentira sería un paso para atrás, incluso diciendo las cosas de forma suave lo sería. No están dispuestos, es que no pueden, aunque lo quisieran. Así que parece que lo sueltan todo cuando tú consideras que hubiera sido mejor callarse. Ellos son aquellos quienes hablan verdades cuando a los demás les incomodan las mismas. Pero no estarían tan incómodos si pudieran ver el futuro como lo ve el Sagitario, y estarán deseando unirse al coro, eso sí os digo.

Sagitario es un signo vinculado a los Grandes Maestros de las Hermandades superiores, quienes en sus pensamientos, sus palabras y en sus actos son demasiados rectos y veraces como para poder estar en la tierra ya. Dejad entonces que la verdad sagitariana sea la manta que os cubra de noche, para que os empapéis de su pureza, su verdad y su profecía, y todos seréis profetas de verdad, expresándose libremente.

Porque si hablas verdad, ¿qué daño realmente se hace? Quizás lo que la Tierra precise es que se despierte la lengua sagitariana. Amén.

Vuelva a la Cumbre

Capricornio

Y ahora nos vamos a aquel signo poderoso gobernado por el gran Señor Saturno, que es Capricornio. Me parte el corazón lo mucho que sufrís y Dios lo sabe. Y sin embargo es vuestro derecho, ¿no es cierto? Queréis sufrir, estáis deseando, estáis dispuestos, yo diría incluso que de cierta manera os gusta sufrir. ¿Y sabéis por qué? Porque habéis llegado a esa madurez espiritual que por fin os permite ver lo infinitamente sabio es tomar vuestra medicina, es por eso. Sí, sí, porque no vais a asumir sufrimiento que no os corresponda tampoco, aunque a los demás puede que les parezca que sí : "Estáis asumiendo sufrimiento que ni siquiera os habéis ganado"

"Mejor quitarlo de en medio ya " dice el Capricornio, " venga, trae para acá , échamelo a la espalda. Si me la rompo, me lo merecía, ¿no? O me iba a venir de todas formas." Porque en su sabiduría infinita, en su hermosa previsión, el Capricornio sabe una cosa con certeza, y es que solamente puede con el sufrimiento merecido o el que le iba a venir algún día, y es este conocimiento precisamente que al Capricornio le deja ver el futuro.

Prefiere poner en peligro a sigo mismo , sabiendo que si no se lo tenía merecido, no vendrá tampoco. No le va a tocar de ninguna manera, y es cuando el Capricornio sabrá, en esa manera tan práctica suya de saber las cosas, que se ha liberado, pasado, presente y futuro. Está saldada la deuda. Alma valiente, diría yo, tal vez más valiente que ningún otro y que todos juntos. Y a los demás les va a parecer, pues hasta masoquista. "Mira como están de rodillas, restregando suelo cuando nadie les obliga a hacerlo." No te precipites. El profundo y hermoso amor del Capricornio es amor a la punta final del camino. Simplemente quieren quitárselo de en medio, no están esquivando nada.

"Si tengo que darme un cocorón, pues me lo daré; si tengo que sufrir, pues adelante, soy lo suficientemente fuerte como para poder llevarlo." ¿Y por eso carecen de auto - realización ? Para nada. Al contrario, tal vez sean los más realizados de todos.

Sí, queridos míos, sí, si, que sepáis abrazar a vuestros hermanos Capricornio, con nueva ternura, es que se lo merecen.. A los Capricornios de la Tierra les atrae las finanzas. Les gusta el dinero, no por avaricioso simplemente, sino que ellos tienen la perspicacia como para ver que el dinero está aquí para quedarse, que no se va a esfumar en este sistema de mundos así de pronto. Son realistas. Déjale al Capricornio sus realidades, por favor. Y con un poco de suerte compartirás un poco de realidad con ellos, aunque su almohadilla puede que te resulte durillo. Un día regatearás por ella, y les pagarás a ellos simplemente por poder usarla. Y es cuando los Capricornio estarán contentos, " ¡mucho mejor, así se hace! dirán.

Porque no olvidéis, queridos míos, igual que ahora estáis sintiendo los rayos tan bonitos de Acuario, en cuestión de dos mil años estaréis tratando con Capricornio. Y mejor estar preparado. Aquellos de vosotros que vais un poquillo lento. Tendréis lo vuestro, no os preocupéis. Por si os lo estabais preguntando. Todos vosotros os vais a hartar hasta saciarse, hasta no querer más, ni una sola cosa. ¿Acaso no os lo decía antes? Así es el Plan Divino. Nadie se quita de esta tierra hasta no saciarse del todo. Tendréis tanto y de tanto os habréis hartado que no cabrá ni un deseo más. Y es cuando estaréis en estado de gracia, gracia Capricornia. Y luego ascenderéis.

Vuelva a la Cumbre

Acuario

Siguiendo hacia adelante entonces, llegamos a Acuario. Quizás el que más atención ha recibido últimamente. Parece que estamos en su umbral - Acuario, Acuario, Acuario, ¿Qué puedo decir de ti con lo inclasificable que eres? Cuando eres todas las cosas y ninguna de ellas a la vez. Cuando estas siempre llegando a ser algo nuevo y diferente. Evitando lo antiguo y siempre buscando lo nuevo. Siempre siendo aquello que todos seremos algún día detrás tuya. Precursor del futuro. Creador de aquello que está listo de ser cosechada en el árbol de la invención. Acuario, que todos te escuchemos.

Sin embargo, Acuario, ¿no te informa tu gran y santo ingenio lo sensato que sería asomarte un poquito a la energía Capricornio, la del sentido práctico y el dinero? Y el hecho de que el dinero no va a desaparecer de momento. Y que te va a hacer falta para poder realizar algunos de tus planes tan rebuscados. Acuario, Señor del aire, necesitas unas buenas botas para pisar tierra.

Igual que al Capricornio le hace falta el optimismo del Sagitario para que no se desequilibre.

Acuario es el signo elegido por aquél alma que pretende ampliar el conocimiento humano respeto a su futuro espiritual. Así de sencillo. Historiadores nacidos bajo este signo hay más bien pocos, no hay tiempo para esas cosas. Están escudriñando futuro, lo no ocurrido todavía, que de todas maneras para ellos casi es pasado ya. Cuando están con ello, ya no están. De esta forma se presenta la siguiente cosa, sabes. Y quizás, en el caso hipotético de que saliese alguna vez la expresión codicia cósmica , pues estaría reservada para este signo. Sí, sí, es que lo quieren todo, y todo no les basta, " más " dicen, " más".

Que Dios les bendiga. Porque Dios sabe que hay demasiados otros signos que carecen de esa codicia por lo espiritual, ese ímpetu, signos que se contentan demasiado pronto con las cosas mezquinas de la Tierra. Para que veas que todos comparten con todos, y sin embargo es sólo a través de esta visión amplia de cómo cada uno de ellos ama y puede ser amado y es totalmente imprescindible, que empezamos a entender un poquito, rasgando superficie nada más, el por qué, el gran por qué de estos pensamientos tan milagrosos de Dios, el por qué los tuvo, estos doce senderos maravillosos hacia Su propia Presencia Divina.

Acuario es aquel signo elegido por el alma cuando busca mejorar su valoración de la humanidad. Porque está bien encarnar en cualquiera de los demás signos y estar ocupado con uno mismo, con los problemas de uno mismo, o quizás con los problemas de los más allegados a uno. Pero al Acuario le resulta imposible perder de vista la humanidad, es el telón de fondo de toda su vida, el tema musical que vuelve a sonar una y otra vez.

Sí es verdad que un Acuario inmaduro es dado a perder el tiempo con ideas locas, pensando en todo tipo de cosas que a los demás les pueden resultar chocantes, sabes, y disfrutar de ello además. Pero no dura mucho, porque pronto hasta ellos mismos se dan cuenta de lo tonto que están siendo, y que hay algo más grande adonde aspirar, una vocación mayor. La vocación del Gran Señor quien hace tiempo andaba por las cortes de Europa, conocido como el Conde San Germán, el Gran Señor de la era Acuariana, el siempre inventor, el genio de los tiempos, el que viene a predicar que la genialidad es el estado natural del alma y por lo cual de la mente, y lo refleja; él cuyo meta es, encima de las demás 1,482 ideas grandes que tiene y que está dispuesto a lanzar sobre el plano terrenal, que cuando acabe con vosotros, la genialidad sea simplemente otra palabra para decir naturalidad. Todo lo que no llegue al nivel será despreciable. ¿Qué me estás diciendo? ¿Que no eres un genio? ¿Dónde has estado, hijo? Un poco lento, ¿no?

Que sepáis que Acuario, el signo del futuro siempre es signo del futuro, no simplemente porque se está acercando en vuestros calendarios terrestres. Y que sintáis un poco su entusiasmo, la excitación, ese alboroto, y lo totalmente imprevisible que es, porque por una vez se puede decir que el futuro no se conoce por el pasado, en este caso no.

Vuelva a la Cumbre

Piscis

Y así hemos llegado al último de los doce signos y, dirían algunos, al más sagrado quizás de todos los signos del zodiaco, el gran Piscis. ¿Por qué digo sagrado ? Porque estoy hablando de santos, estoy hablando de desinterés, estoy hablando de esa cualidad alta y sagrada de no sentirse nadie, siempre haciendo todo lo que pueda tanto para las personas como para las cosas, es por eso que lo digo. En dispensas anteriores se ha referido al Piscis como él mártir, renunciando a su vida, pero ¿cómo no lo iban a hacer cuando ven una realidad superior a la suya? Su vida, su existencia física, si no sirve de cambio para que se establezca esa realidad superior, pues no significa nada para ellos. En el caso contrario, quizás sí haya servido para algo.

Y está claro que el inconveniente de esto es que a veces les falta autoestima, incluso que carecen de ella, que siempre es una cosa pasajera. Aquellos de vosotros que les compadecéis a los hermanos Piscis alrededor vuestra por su gran desinterés, os digo que no lo hagáis. Se deleitan con ello, seas consciente tú de ello o no.

No optarían por ningún otro signo, se lo pensarían dos veces. ¿Optaron por éste, no es cierto? Igual que cada uno de vosotros optó por el suyo.

Piscis, piscis, el más dulce de todos los signos quizás por esa generosidad tan grande sin restricciones. Ese sentido tan maravilloso de, ¿cómo lo digo?, de inmediatez en el sacrificio. No paras a pensar ni siquiera, simplemente das y dando así quizás emulas más a Dios que todos los demás signos juntos. Sin embargo, cuidado y cuídate, Piscis mortal, porque tú también tienes que durar ¿no? Porque si das tanto y tanto, pues corres el riesgo de dar todo lo que te fue dado y que no te quede nada para dar, y serías el más desgraciado de todos. No desgraciado por no tener nada, sino por no tener nada ya que dar. Cuando dar es lo que eres y lo que te mantiene vivo, así que controlarse, mis queridos, para que tengáis para dar en los décadas que yacen adelante. Porque no hay otra manera, ¿no es así? Retenerte no es lo tuyo, desde luego. Sería como aguantar la respiración. ¿Cuánto durarías?

Para que veáis, queridos míos, que cuando se abarca todo y el círculo se cierra, los signos simplemente son espléndidos extensiones del amor del Todopoderoso Quien exhaló y nos dio vida expulsando creación. No hay signo más bonito que otro. Todos son igual de maravilloso cuando uno los entiende, y desde el punto de mira del amor sin condiciones, os digo que nosotros, que hemos dedicado a esto lo que en el plano terrenal equivaldría a décadas enteras, siempre nos sentimos sobrecogidos por las bellezas que se despliegan y que continuamente brotan de estas fuentes tan Grandes y Sagradas, doce en total, dadas por Dios para esta zona del Universo.

Os digo que hay otras zonas donde tienen 36 signos en vez de doce, donde hay para elegir, pero no nos vamos a meter en esto, para que nos liemos.

Basta con decir que cada uno de vosotros a la fuerza tiene que recorrer estos doce senderos por lo menos una vez, pero lo más normal es más de una vez, para poder llegar a apreciar la plenitud del amor de Dios mientras se vive dentro del cuerpo mortal. Y que te vayas sin prisa y pausadamente de un signo al siguiente y luego al siguiente, sintiendo cada vez más la profundidad y el amor que hay dentro de cada uno de ellos. De esta forma, en el contacto con tu hermano podrás preguntarle, cuando haya llegado el momento oportuno, "Y tú, querido mío, ¿cuál es tu inclinación solar? ¿Bajo qué signo encarnaste? " Y en el momento que te lo dicen, sea lo que sea, sentirás en tu corazón " ¡No me digas! ¡Virgo precioso! ¡Qué bonito! Persona generosa. Un Capricornio espléndido. A ver si aprendo contigo en temas de realidad. Tú eres Escorpión, permíteme a deshacerme de mis limitaciones en tu presencia. Tú eres Cáncer. Que tenga yo la valentía de sentir tan profundamente como tú."

¿No veis? Te moverás por el mundo apreciando a cada uno de ellos.

Vuelva a la Cumbre

El Nuevo Año

Estamos a vísperas del Año Nuevo, ¿no es así? Y con el Año Nuevo vienen las oportunidades nuevas, para cada uno de vosotros. Los Aries aprenderán a ser más suave, más comprensivo, y más dado a perdonar.

Los Tauro aprenderán a ser más ágil actuando, se sentirán más orgullosos de sigo mismo por cumplir con lo mismo que antes pero en la mitad del tiempo.

Los Géminis aprenderán a mantener esa mente preciosa de Dios fijada en una sólo cosa tanto tiempo quieran en vez de estar sin defensa ante dos y tener que dividirse, a no ser que opten por ello.

A Los Cáncer les llenará la misma profundidad en el sentimiento que antes, pero ahora con la capacidad de desconectar en vez de ser víctima de los mismos, y siempre capaz de cambiar de idea.

Los Leo verán como se irá penetrando cada vez más en su naturaleza tan sagrada y magnánima la presencia del dulce y suave corazón llamado humanidad , y ellos nunca más permitirán que esa magnanimidad pisotee al corazón sensible y humano.

Los Virgo aprenderán a dar y a servir y hacerlo plenamente, pero sin agotarse dando, y aprenderán también a dar de forma más majestuosa, como el Leo, cumpliendo con sus palabras y volviéndose esencia pura, dadores de Darshan.

Los Libra entenderán que el balance ya existe y que no tienen que andar siempre con pies de plomo para no herir a los demás almas, sino que todo se arregla de forma muy natural, y sin embargo ellos no pueden ser otra cosa que balance para todos los demás. Llegarán a apreciar su propia belleza de equilibristas y sabrán conservar su belleza de color de rosa, pase lo que pase.

Los Escorpión notarán que cada vez más son conscientes de cómo puede ser que los demás, ellos no por supuesto, tengan miedo, dudan. Sus energías irán enfocadas en curar los corazones, los miedos y la psicología del prójimo, en vez de simplemente estar enfocadas en la profundidad de la suya.

Su gran y nuevo amor por la humanidad y el cuidado del más pisoteado y desamparado harán evaporar los pequeños restos de egoísmo que queden del pasado.

El Sagitario se encontrará más a gusto en la Tierra al sentir la profundidad de sus propios sentimientos, al apreciar más la Escuela Terrestre, al mostrar más interés por los demás alrededor suya, al apreciar más al corazón y como hay que cuidarlo y nutrirlo igual que a un niño. Y no saltar siempre a la siguiente cosa, sino quedarse con lo que se tiene delante de uno y cuidarlo.

En el nuevo ciclo los Capricornio notarán que se están volviendo, digamos, cada vez más alegres al ver que aunque su forma de ser es su forma de ser y poco pueden hacer para cambiarlo, eso no quita que tengan una cama confortable, una tarde agradable y relajada, o una vida que se caracteriza por la placentera ausencia de espinas de rosa y duras rocas que antes pensaban que formaban parte inevitable de ella.

Los Acuario empezarán a apreciar lo bonito que puede ser simplemente estar cortando leña, llevar un cubo de agua, las cosas sencillas de la vida Terrestre. Y no siempre tener que ir hacia delante e investigar los rincones más lejanos del cosmos, cuando los mismos se hallan más cerca en el corazón de sus amigos.

Y los Piscis, siempre dando y generosos, descubrirán lo bonito que es dar a sigo mismo, y no sentirse culpable ni interpretarlo como egoísmo. Y empezar a ver lo lindo que son y que los demás están deseando de dar a ellos también, y lo bonito que es recibir cuando te hacen un obsequio.

Así que alegrémonos, queridos míos. El Señor del Zodiaco nos ha dado a todos un gran beso esta noche. Ha sido un privilegio estar con vosotros y describir algunas de estas facetas, y privilegio por supuesto también el compartir ese beso con vosotros. Que Dios os bendiga, que vuestro entendimiento crezca eternamente. Soy vuestro amigo para siempre. Amén.

Vuelva a la Cumbre

 


Sanctus Germanus Libros

Principal página

Comunícase con Nosotros

©2007 El sitio web entero es protegido bajo la Ley canadiense de Derecho de autor de 1985 y todas revisiones después
y la Convención de Berna. Bien en todo el mundo reservado por la Fundación Sanctus Germanus.